XIX Las brujas de Eastwich.

Mi madre y mi hermana se volvieron locas cuando me vieron…
Todo eran gritos y abrazos, y Alex detrás de mí se mantuvo al margen….

Después de los abrazos….Asomé la cabeza…Me faltaba alguien…

-¿Y papa?- Dije sorprendida…

– No ha venido cariño, sabes que no le gustan los aviones, y no está muy fino del corazón….Pero bueno, así mejor porque montaremos una fiesta de chicas y…

– Mama…

– Y lo pasaremos en grande ya veras…

– Mama….

– Y mejor porque estos hombres solo saben que estropear las cosas….son tan inferiores…

– Mamaaaaaa!……..- Al final solté un chillido……Cogí aire….- Este es Alex.

Y Alex salió con su sonrisa de detrás de mí…

– Dios, ¿Por qué no me has avisado?
– No se preocupe señora Rose…
– Oh, no, no, llámame María…
– Y esta es Tina….Tina….Alex…- Dije cordialmente..
– Joder que guapo!- Soltó mí hermana que le salió del alma…
– Tinaaaaaaaaaa….- Grité.

Y todos nos echamos a reír.

-Pasemos a la terraza…..-Dijo Alex invitándolas a pasar a ver la casa.

Mientras mí hermana estaba maravillada hablando con él, mi madre me ayudaba a llevar platos a la mesa…

– Y bien ¿Quién era el que nos ha venido a buscar hija? ¡Eso era una limousine no? No serás puta ¿no?

– Mamaaaaaaaa!!! Por Dios, que estrés!

– No soy puta, ese era el chofer de Alex.

– Y Alex, ¿quién es?

Entonces Parecía que oyó toda la conversación, y entro en acción…

– María, me acompañas a la mesa?? y le dio su brazo amablemente para que ella se agarrara….

Mi madre estaba sirviendo la comida en los platos al mismo tiempo que no callaba…

– Pues cuando le he dicho a las vecinas que venía aquí, no se lo creían, he sido la envidia de todas…..y dime Alex ¿tú quien eres? ¿Y qué haces aquí?

– Mamaaaaaa…….

– Ya sabes que quiero saberlo todo, ¿sois novios?, ¿amigos?, ¿eres gay?

– Dios Mama….es mi marido!!

Y De repente la ensaladera cayó al suelo y se hizo añicos…
Mi madre blanca cayó sentada encima de la silla, y Tina no hizo otra cosa que
Taparse la boca con las dos manos, mientras a Alex se le pusieron los ojos como platos…

Cerré los ojos y hubiese deseado estar en otro lugar en ese momento, pero desgraciadamente un segundo después los abrí, y allí estaban todos mirándome…

-Veras María, tú hija y yo nos fuimos de vacaciones y cometimos la locura de casarnos, sin avisar a nadie…

Mi madre rompió a llorar…

-Oh, vamos mama….No es tan malo…..

-No me lo puedo creer que mí hija se haya casado y no me lo haya dicho…..- Entre lloros poco podía entender pero me imaginaba lo que decía…

Me Había robado el total protagonismo, Alex y Tina estaban tranquilizándola y yo me quedé allí apartada que Parecía que era la malvada de Blancanieves….

A la hora mama ya estaba más tranquila, Alex la intentó convencer y le dio toda la razón cuando ella decía que éramos unos degenerados que no teníamos vergüenza…

Bbbffffffffffff!!! Vaya chaparrón….Pero mí madre al final hizo muy buenas migas con él y al final se hicieron hasta amigos, cuando él, le dijo que Había alquilado un barquito para nosotras tres, para que habláramos de nuestras cosas….

– Ehhhmmmm, un barco ¿dices?….Es que……es que…..

– Es que ¿qué? Bella? – Dijo Alex. Parecía irritado, ya que al fin Había podido lograr encontrar algo con que hacer feliz a mí madre y yo me oponia.

– Tengo nauseas, no creo que sea buena idea….
– Biodramina…..dijo Tina…
– ¿¿Medicamentos??…Tampoco puedo…
– ¿Pero qué diablos te pasa, Bella?

– Oh! Dios!….- Dejé caer mí cuerpo como si pesara cien kilos encima de la silla, y me tapé la cara….- Estoy em… bvnxcxzbmz….
– ¿Queeeee???- Dijeron los tres a la vez…
– Yo no he entendido nada…..- Dijo mama.
– Yo tampoco…..- Dijo Tina.

Pero Alex se me quedó mirando y empezó a atar cabos…..
De repente sus ojos eran del tamaño de dos naranjas….

– ¿Qué has dicho?..- Repitió mí madre…
– Mama…….estoy embarazada.- Y volví a taparme la cara con las manos.

Recuerdo que cuando era pequeñita siempre hacia esto cuando me sentaba a comer y la comida no me gustaba, o cuando la profesora quería un voluntario en clase…Para mí era como si me volviese invisible, entonces nadie me veía…
Y yo, ni me comía las acelgas, ni salía a la pizarra…

Pero en aquel momento no funcionó.

Las dos saltaron a mí cuello como monos!
Dándome besos, abrazos…..estaban locas de alegría con la idea de un personajito pequeño en la familia….

Y Alex estaba sentado en la otra punta de la mesa, mirándome y sonriendo….sin mediar palabra…

Mi madre se puso histérica y De repente le entraron ganas de ir al centro y hacer compras para bebes y con ella arrastraba a Tina.

Alex pidió a Gaby el chofer que las acompañara de compras y las llevara al centro y que luego las llevara al hotel que Había cerca de mí casa para que pudieran dejar sus cosas.

– No has dicho una palabra desde que te has enterado…..- Dije preocupada.
– No esperaba enterarme así…… que sería papa…..
– No Había encontrado el momento, y mi madre es tan quisquillosa que se me ha escapado….estoy embarazada de tres semanas.
– Es la mejor noticia del mundo Bella, estar a tú lado y una criaturita entre nosotros…..

Y entonces Madonna subió al sofá…

-Tú nooo!!
Y echamos a reír los dos!

Mi madre me llamo por la noche desde el hotel…..

– Bella hija, solo quería decirte lo orgullosa que estoy de ti….de que todo te vaya tan bien en la vida….Como me gustaría que tú padre hubiese compartido ese momento……Es un buen chico, y cuidara de ti…..Las madres tenemos un sexto sentido para estas cosas…….Te quiero pequeña.

De fondo solo se oía:
– Bella te quiero!!!!¿Cómo se llamara?¿cómo se llamara?? Soy tiaaaaaaaaaaaaaa!!!

– Buenas noches mama…..Y si…..es buen chico, es un magnifico esposo….y será un padre perfecto…

Y Alex estaba detrás mío oyendo toda la conversación y cuando colgué el auricular, se metió en la cama.

No dejó de tocarme la tripa en toda la noche, y así, nos quedamos dormidos….

Anuncios

XVIII LA VUELTA A IBIZA.

Recordaba que no Había llamado ni un solo día a Ana y que me iba a caer una gran bronca, aunque ahora para mí aquel era un pequeñísimo problema de todo lo que iba a venir.

Nos vino a buscar el chófer de Alex al aeropuerto….

– Señor….sus padres han llamado, preocupados por su ausencia y que no hubiera hecho usted alguna tontería. O les llama o son capaces de presentarse aquí…

Mis ojos se pusieron en blanco, creía que me iba a marear….

– Bella no, no, no, coge aireeeeee!!…Respira hondo vamos! No pasa nada….Esta noche dormiremos juntos, y mañana me enfrentaré a mis padres, de acuerdo? No te preocupes, tú de momento no digas nada a tú familia, organizaremos una comida, que vengan aquí a Ibiza, les cogeré vuelo y se lo contaremos entre los dos. ¿De acuerdo?

Con aquella cara de cordero degollado, no hice más que asentir con la cabeza….

– Bien, a ti aún te quedan cinco días de vacaciones, osea que vamos a aprovecharlos en mudanzas e historias.

-¿Mudanzas? Alex, esta ha sido la casa de mis sueños, durante tantos años, ahora que la he conseguido, no me gustaría tener que marcharme…

– Un poco pequeña, pero, si tú eres feliz aquí…..¿Hay sitio para tú marido?

-¿Lo dices enserio?….- Y solté un alarido de felicidad….

– Claro que si mí amor……

Al día siguiente, empezó a traer cajas y cajas y cajas…..y más cajas….

-¿Alex qué diablos hay en estás cajas? Como sigas así, tendremos que dormir en la terraza.

Decidimos convertir la habitación azul en un despacho para Alex, que pudiera tener su espacio para trabajar……

Se marchó por la mañana.

– Tengo que hacer recados Bella, vuelvo a buscarte a la hora de comer…
– De acuerdo amor…..

Fui desempaquetando y colocando cosas, haciendo lavadoras y llamé a Ana para contarle toda mí aventura….

– Sigues ahí?…- Solo silencio en el auricular…
– No me lo puedo creer… ¿Sabes que es lo que más me jode?- Estaba preparada para aguantar todo tipo de bochorno…- Que te has casado sin mí!! Joder Bella!! ¿Quién coño te hizo de testigo? ¿Machupichu?

Ahora entendía por qué era mi mejor amiga, pensaba igual que yo.

Después de aguantar una hora por teléfono le pedí perdón mil veces y acabó perdonándome…

Llegó Alex y tiró unos cuantos papeles por la mesa…

-¿Qué es todo esto?

-¿ Por dónde empiezo?………Un billete para tú madre, uno para tú hermana y otro para tú padre, vienen mañana por la mañana, y se van en tres días…..Y lo otro es el contrato de tú nueva casa..
– Para, para, para… ¿nueva casa?….
– Si mí mujer quiere vivir en esta casita con jardín, desde luego no será de alquiler…
– Dios, pero… ¿Qué estás haciendo? ¿Estamos locos o qué?
– Si, y por ti……Y se tiró en el sofá y me comió a pequeños besos….

Aquella tarde no me sentí bien, tenía nauseas, y vómitos, los nervios iban a acabar conmigo…Solo deseaba que todo esto acabara de una vez….

Así que me armé de valor y cogí el teléfono…

– ¿Mama? si, Hola Mama, si soy yo, ya se, ya se, que hace mucho que no hablamos…por eso te llamo…..si….si…..si….Mama, déjame hablar…. si, tengo un buen trabajo, si como….. ¡¡¡Mamaaaa!!! – De repente un silencio….- He comprado un billete para cada uno, quiero que vengáis mañana a verme, a Ibiza….Mama….mama…..mama, dile a Tina que no chille…. Mamaaaaaa…….- Tapé el auricular con la mano…-bffffffffffffff….. Alex recuérdame que te mate….- Mamaaa si está emocionada, vale…..tenéis que coger el vuelo a las once ¿de acuerdo?…Mama no lleguéis tarde, no perdáis el vuelo, os vendrá a buscar un coche y os traerá a casa….Adiós os quiero….

¡¡¡Dios!!Mí hermana cuando empezaba a chillar la mataría…..Pero la quería tanto…..

-¿A ver cómo le dices a mí madre mañana que nos hemos casado y ella no estaba delante…?

Por la cara que puso Alex, creo que no se Había parado a pensar un momento en lo grave que era que una hija tuya fuera de blanco y que su propia madre no hubiese podido asistir a su única boda….

Estábamos agotados, nos quedamos dormidos en el sofá, después de limpiar toda la casa, descargar todas las cajas y colocar todo…..

A las nueve sonó mí despertador y nos hizo levantar de un salto a los dos pensando que nos habíamos dormido, que Había sonado el timbre y que estaban ya allí. Pero aun quedaban tres horas entre que llegaban y no…

Bañamos a Madonna.
Recogimos la terraza, el jardín y ya estaba todo a punto.

Fuimos a encargar comida a un catering para que la trajeran a casa, Alex era tan cuidadoso con los detalles…..
Compramos flores, las pusimos por toda la casa, bombones, tarta de postre y unos regalitos…..

Llegó la comida, y pusimos la mesa….

Sonó el timbre….

Y allí, estaban ellas…..

XVII LA ÓPERA.

Y finalmente, Alex compró dos entradas para la ópera Garnier.

Estaba situada en la zona de la capital con más alta concentración de grandes almacenes y oficinas.
Algunos ejemplos eran el Printemps y los grandes almacenes Galeries Lafayette Haussmann. También era la sede de gigantes financieros como el BNP Paribas y Société Générale.

Como no iba a saberlo…..Aquella noche estrenaban “Romeo & Giulietta”.
Fue las primeras entradas que compró después de los billetes a Ribera Maya, por eso quería ir a París.

-No puedo creer que lo tuvieras todo tan preparado…..- Dije riendo….
Y Él me dio un beso en la frente y sonrió.

– Así que Romeo y Julieta…..
– El manto de la noche me esconderá de ellos, con tal de que me quieras que me encuentren aquí. Más vale que acabe mí vida por su odio, que prorrogar la muerte sin tener tú amor…- Dijo medidísimo en el papel……

– El amor corre al amor como el colegial huye del libro y como el que va a clase se aparta de el con cara triste…….- Contesté entonces yo metida en el papel…

Y Alex empezó a aplaudir…..

Entre risas….

– Te imaginas vivir un amor así? – Dijo Alex serio….
– No mí amor……Demasiado triste e insoportable……Condenados a esconderse por no poder estar juntos, por culpa de sus familias…..

Cuando dejé de hablar, (que debía haberme mordido la lengua), me di cuenta que Alex estaba cabizbajo con la mirada perdida en el suelo…..

-Eh…..Recuerdas? En tiempos de desdicha y sufrimiento, te abrazaré, te acunaré y haré de tú dolor el mío. Cuando tú llores, yo lloraré, cuando tú sufras, yo sufriré. Juntos intentaremos contener el torrente de lágrimas y desesperación, y superar los misteriosos baches de la vida.

Alex sonrió como un crio pequeño cuando le enseñas su juguete preferido después de llorar, y aquellas palabras lo animaron.

La ópera fue espectacular. Salí de allí llorando a lágrima viva. Me encantó.

Fuimos a pasear por las calles de París cogidos de la mano……..

– Mañana es el gran día……Es la hora de enfrentarnos a nuestra realidad, ahora unidos y contra todo….- Dije segura de mí misma.

Alex asentía con la cabeza, pero estaba segura de que sentía tanto miedo como yo….

Volvimos al hotel, y allí tumbados en la cama jugamos a decir la frase más bonita de una de las mil películas que hubiéramos visto, y el otro debía adivinar la película que era…

– Empiezo yo…- Dijo Alex.
Parecía que ya lo tenía preparado…..Es más, la idea del juego era suya….

– Prefiero vivir una vida contigo que pasar el resto de las edades sin ti…..
– Me encantaaaaaa, El señor de los anillos!!!!- Dije yo Exhausta!- Jajaja, me encantaba ganar en los juegos! Me ponía hasta nerviosa!!
– Vale, vale, uno-cero, te toca…

– Mmmmmmm….Tengo miedo de lo que ví, de lo que hice y de lo que soy, y de lo que más tengo miedo es de salir de esta sala y nunca más en la vida sentir lo que siento cuando estoy contigo……..
– Ammmmm…….Los puentes de Madison….No, no, ammmm Mierda! Dirty Dancing!!!
– Has hecho trampa…..has contestado dos veces…….

– Me toca……He cruzado océanos de tiempo para encontrarte…..
– Jajajajaajja…..
– De qué te ríes???
– Sólo se te ocurre eso??
– A ver lista……..¿Qué pelicula es?
– Dracula de Bram Stoker…

Alex me miraba con cara de “Te mataría”, cuando veía que sabía más que él…

-Me toca…Te quiero cuando tienes frío estando a 21º, te quiero cuando tardas una hora para pedir un bocadillo, adoro la arruga que se te forma aquí cuando me miras como si estuviera loca. Te quiero cuando después de pasar el día contigo mí ropa huele a tú perfume y quiero que seas tú la última persona con la que hable antes de dormirme por las noches. Y eso no es porque esté solo ni tampoco porque sea Nochevieja. He venido aquí esta noche porque cuando te das cuenta de que quieres pasar el resto de tú vida con alguien deseas que el resto de tú vida empiece lo antes posible……

En aquel momento el mundo se paró…..Alex acarició mí cara, mí pelo, sin apartar la vista sobre mí…..

-Y tú sigues aquí, entregándome la vida en cada suspiro, suplicando por mis besos sin saber que ni siquiera tienes que pedirlos. Porque son tuyos, porque yo ya no soy mío, sino tuyo………..

Y me besó….

-Te quiero…..te quiero, te quiero y te quiero……..- Dije emocionada….
– Lo sé…….

Y nuestros cuerpos se fundieron, entre besos, caricias, abrazos….

A la mañana siguiente abrimos los ojos al entrar la claridad por aquellos grandes ventanales, estuvimos media hora mirándonos sin decirnos nada.

Los dos teníamos preocupaciones, por qué iba a ser de nosotros a partir de ese mismo día al llegar a Ibiza, pero los dos disimulábamos muy bien y ninguno de los dos quería estropear nada….

Realmente no habíamos hablado de mucho.
Ahora en Ibiza ¿qué?. Yo no quería mudarme a otra casa, mi pequeña casita en el centro me encantaba con mí jardín y mí piscina hinchable….

¿Y qué iba a decir en el trabajo? Tal y como miraban las lagartas a Alex cada vez que venía, me moría de la vergüenza solo de decir que me Había casado con él, y realmente no me acordaba….

Ana, mi madre, mi padre, mi hermana……. bffffffff!!!

queríamos tomarnos las cosas con calma…. ¿Pero con tanta?….De repente se nos Había acumulado toda la faena….

Recogimos todo, acabamos de llenar las maletas que apenas podíamos cerrar…

– Te dije que no hicieras maleta……..- Dijo él recordándome a mí madre…
– No sabía que iba a dejar la visa temblando……- Dije yo haciéndole una gañota!

Y nos echamos a reír….

– Por cierto…..- Dije yo en tono muy seguro….Era Los puentes de Madison….
– ¿Qué?…..
– La última película, el último verso que recitaste….¿No irías a creer que realmente no lo sabía?
Y echamos a correr uno detrás del otro regodeando la mesa, hasta que me alcanzó caímos al suelo y allí nos revolcamos besándonos.

Otra vez en ese avión dirección a nuestros grandes problemas.

Era curioso…..cuando llegué a Ibiza, tenía la sensación que me aliviaba de mucho, que estaba encerrada en mí pequeña burbuja y mí pequeño mundo…..
Ahora sentía todo al revés, como si fuera la causa de todos mis problemas…..
Y la verdad, no me hubiese importado, que el avión no hubiese llegado jamás a su destino…..

XVI PARIS.

Por la mañana despertamos abrazados. Poco habíamos dormido, a pesar de que nos prometimos hacerlo, y no pensar más en ello.
Nos prometimos también que íbamos a disfrutar de aquellos tres días como si fuera nuestra luna de miel…..Y así fue.

Lo primero que hicimos como dos críos, fue visitar la Torre Eiffel.

Alex Había preparado todo un planning para hacer. Excursión al Museo del Louvre, la Avenida de los Campos Eliseos i la Opera Garnier.

Llegamos abajo de la Torre y nos juntamos con un grupo de turistas….

-Con una altura de 300 metros, prolongada más tarde con una antena a 325 metros, la Torre Eiffel fue la estructura más elevada del mundo durante más de 40 años, hasta que la superó el edificio Chrysler, de Nueva York, en 1930.

Fue construida en dos años, dos meses y cinco días en controversia con los artistas de la época, que la veían como un monstruo de hierro. Inicialmente utilizada para pruebas del ejército con antenas de comunicación, hoy sirve, además de atractivo turístico, como emisora de programas radiofónicos y televisivos.

Una guía nos iba contando toda la historia mientras íbamos avanzando…..

-¿Ha dicho 300 metros??- Pregunté sorprendida…… – Ehhhh……Alex, hay algo que debes saber…..
-Ahora no Bella que no me dejas escuchar la historia….. – Dijo Alex metido de lleno en la conversación…

Yo empezaba a estar irritada a medida que íbamos subiendo…

– Ya….pero…….
– A ver por ahi al fondo por favor…- Dijo De repente la guía, haciendo que se girara todo el grupo de turistas.
Me sentí como una niña en clase a la que llamaban la atención. Será cazurra….pensé para mis adentros…

Me sudaban las manos, estaba muy nerviosa, y me volvía a faltar el aire….

– Sus 300 metros de altura le permitieron llevar el título de «la estructura más alta del mundo» hasta la construcción en 1930 del Edificio Chrysler, en Nueva York. Construida sobre el Campo de Marte cerca del río Sena, en el 7º distrito de París, actualmente es administrada por la “Sociedad para la administración de la torre Eiffel” (Société d’exploitation de la tour Eiffel, SETE). – Seguía hablando la guía.

Estábamos ya en la segunda planta, a 115 metros de altura y yo ya me estaba mareando….Me desplomé.

– Oh, ok, no pasa nada, esto pasa siempre…- Dijo la guía.
– Bella?…¿Qué?……

Cuando desperté Alex me abanicaba con un papel.
– ¡Qué diablos te ha pasado?…
– Maldita seas, intenté decirte dos veces que tenía vértigo, pero no me escuchabas…
– Jajajajaja….esta claro que eres una caja de sorpresas… ¿Algo más que deba saber?
– Creo que no….- Y fruncí el ceño……- O si, bueno no se, ya me iré acordando..
– Anda, levántate…

Y me tendió su mano y me ayudó a levantarme….

– ¿Que tal si vamos a la Avenida más hermosa del mundo?- Dijo Alex abrazándome por detrás mientras caminábamos.
– Perfecto!

Es una de las principales calles comerciales de París, y a mí las tiendas me encantaban.
Alex aun seguía con la brillante idea de aquel tatuaje, así que fuimos en busca de un local de tatuajes.
Encontramos uno solo a dos manzanas de allí…
Salí de allí con una “A” y Alex con una “B” en la muñeca. Después de haber llorado, berreado y sudado.

Llegamos a casa agotados, y cargados de bolsas de Channel, Dior y Gucci….Alex me Había querido compensar por aquel mal rato. Me sentía como una pretty woman, aunque la visa ya estaba temblando…

A pesar de nuestro cansancio nos dimos una ducha, Alex pidió que subieran comida a la habitación, y después de cenar…Llegó el postre.

Era nuestra primera noche de amor desenfrenado desde que éramos marido y mujer…Y fue totalmente para recordarlo.

A la mañana siguiente ya solo son faltaba visitas el Louvre,
Siempre lo Había visto en películas, y aún no me podía creer que realmente lo fuese a ver, estaba muy ilusionada.

Nos levantamos, llamamos al servicio de habitaciones y pedimos almuerzo.
Después mientras paseábamos por París cogidos de la mano, paramos a tomar café y llegamos al museo.

A pesar de las múltiples ampliaciones y reformas, el Louvre mantenía almacenado un gran porcentaje de sus colecciones, lo que explicaba la apertura de una segunda sede en Lens, cerca de la frontera con Bélgica.

Albergaba varias de las obras maestras del arte universal, que habían alcanzado la categoría de icono y que eran reconocidas instantáneamente en cualquier lugar del planeta. Aquí se encontraba la Gioconda, acaso la pintura más célebre, debida a Leonardo Da Vinci, así como la Virgen del Canciller Rolin de Jan van Eyck, La encajera de Vermeer, la serie de grandes pinturas de La Vida de María de Médicis de Rubens, La coronación de Napoleón de Jacques-Louis David y La Libertad guiando al pueblo de Delacroix.

Me moría por ver la Sonrisa de Mona Lisa……

-Se está riendo de ti….- Dije sin mover la mano de mí barbilla y haciéndome la interesante….
– No seas tonta…
– Es verdad…- Y se me escapaba la risa…

Entonces Alex me miró fijamente mientras yo no apartaba la vista del cuadro.
– No te gires! Se acaba de mover y no lo has visto! Pasaran cien años más hasta que vuelva a sonreír y tú te lo has perdido….

Y los dos explotamos en una gran carcajada…

-Sssshhhhhhhhhhhhhhhhhh……- Unos de los guardias nos llamó la atención.

Pasamos todo el día viendo pintura occidental, italiana y esculturas de la edad media. Enseguida nos dio la hora de cerrar. Los horarios en París eran totalmente diferentes a los de España.

XV LA BODA.

“Podía ver de nuevo a mí madre mí hermana, mis mejores amigas de nuevo de rosa palo, esperando mí llegada….Mis pies avanzando por aquella alfombra roja, pero…….
Espera! Mis zapatos ahora eran rosas!!”
Desperté de sopetón, y me eché las manos a la cabeza…..Dios que resaca tenía! Ayer se nos debía ir la mano con el vino y los mojitos….

Entonces apareció Alex con un vaso de zumo en la mano…
-Buenos días mí preciosa señora Bernat……

Si, claro, como vi, todavía duraba el cachondeito de anoche….

Cogí el zumo, pero mí palidez y mí poca resistencia en ese momento al verlo, hicieron que se resbalara el vaso y me cayó al suelo, causando un gran estruendo al partirse en mil trocitos…..

-Aleeeeeeeeeeeeexxxxx!!…- Chillé.
-¿Qué pasa??- Apareció corriendo en la habitación…- Tranquila, solo es un vaso roto…
-No, no, no, no, no, no es un vaso!!!!!- Dije alteradísima mientras con una mano señalaba a mí otra mano…- ¿Qué es este brillante que tengo metido en mí dedo? ¿Y cómo ha llegado hasta ahí? ¿y qué es eso de señora Bernat?

Me levanté de la cama y casi me caigo…

-Oh!, Dios mío no puedo respirar…..
-Tranquila Bella, siéntate y mete la cabeza entre las piernas…
-¿Qué meta la cabeza entre las piernas?- Dije con sarcasmo…

Me dio tiempo de coger a Alex por la camiseta y arrastrarlo hasta abajo conmigo cuando le dije:
-Responde solo si o no…….El anillo no me lo has puesto mientras dormía…..
-No.
Cogí aire, y seguía estirando a Alex de la camiseta.
-A ver…Es de anoche….
-Si.
Solté la camiseta de Alex para echarme las manos en la cabeza y casi empezar a llorar…..

-OH! Dios mío!! ¿Que hicimos ayer Alex?¿Nos casamos?
-Vaya creía que tú lo querías tanto como yo…
-Jodeeeeeerr pero no así Alex! Dios mio!!
-Vale tranquilizate y te lo cuento, no te acuerdas?? ¿de nada?? ¿Donde te quedaste?

Todo esto me Parecía más bien un mal sueño.

Alex empezó a contarme desde que le dije que me quedé en cuando salimos de la gala. Al salir de la gala benéfica llegamos a la playa y Había una pareja casándose en la misma. Bancos blancos con lazadas rojas, la novia entró De repente cuando nosotros llegamos. Avanzaba sobre una gran alfombra roja, mientras él la esperaba.

– Tú me dijiste que era la boda de tus sueños! Casarte en la playa, con la alfombra roja, con los bancos color Nogal, y sus lazadas de color rojo….Así que te lo propuse y nos casamos detrás de ellos.

-Pero, pero, pero…¿Y el cura? ¿Y el anillo?
-Te sorprendería lo que hace el dinero….La novia cambió su anillo por dos mil euros y acabó casándose con un aro de patata, y el cura….otros mil más y ya estaba comprado…Nos casamos detrás de ellos…..
-No, no, no, no, no….Bueno…..si….pero noo! Alex si era mí boda, pero no era mí boda!!
-Tranquilízate Bella….Lo Estábamos deseando tanto tú como yo….Ahora ya somos uno, ya nadie podrá separarnos. En mí familia un divorcio es una deshonra…
-Alex….las cosas no funcionan así, una boda es algo importante, es una unión de dos almas frente a la familia, amigos y personas representativas en tú vida… ¿Quién diablos hizo de testigo? ¿Machupichu?…..Dios… ¿Cómo voy a explicarle esto a mí madre? ¿A mí hermana? ¿A Ana?……Jodeeeerrrr.

Entonces cogió mí barbilla….
-Mírame….No te preocupes, estamos juntos en esto, no te voy a dejar sola, ni un momento vale?

Increíble……Me iba a Ibiza huyendo del amor, y ahora mismo estaba en la Ribera Maya y casada….mi madre me mataba!

Los siguientes días fueron extraños, raros, surreales……

El hotel no hacía más que subir ramos de flores, cajas de bombones y fruta, y fruta, y fruta….
Íbamos cogidos de la mano a todos lados, a Galas, Cenas de negocios, y a todos me presentaba como su mujer que era.

Yo no dejaba de mirar ese anillo pegado en mí dedo, que maldecía muchas noches y otras……….

En fin, no Había sido la mejor boda del mundo, decir Si quiero ante un cura pre-pagado, sin mí familia y seguro que casi sin vocalizar….de la borrachera…

Pero era feliz, tenía cuanto podía poseer….Y este era Alex.
No importaba donde estuviéramos, ni como, sino que a partir de ahora, estaríamos juntos para siempre.

Llegó la hora de volar de nuevo. Esta vez nos íbamos a la ciudad más romántica del mundo…Oh, lala…París.
No solo eso, sino que lo hacíamos casados….Era como nuestra pequeña luna de miel…

Así que recogimos nuestras cosas, y allí Estábamos de nuevo en el aeropuerto, esperando a coger nuestro vuelo.

-Estás distante…pensativa…- Dijo Alex preocupado….
-No, de veras, solo intento asumir mí vida nueva y enfrentarme a la realidad antes de tiempo…..
-Y de que sirve? Hagamos cada cosa a su tiempo…..

Tenía razón, por querer enfrentarme a todo antes de que llegara, no Había disfrutado ni un solo día después de la boda, de mí vida de casada.

Cogí aire y me prometí a mí misma y a Alex, que no pensaría más hasta que llegáramos a Ibiza.

Cogimos el vuelo, y en nueve horas Estábamos en París.
Me encantaba París, su acento, su gente, me parecían tan románticos y tan naturales…….

Nunca Había estado allí, y era una de las ciudades que siempre Había querido visitar.
Aunque claro…Al ser la ciudad del amor…tampoco Había tenido una persona a mí lado, ni que me hubiese querido llevar, ni seguramente hubiese disfrutado tanto como con Alex.

Llegamos al hotel, muy cálido, con un buen recibimiento, como recién casados…

Subimos a la habitación, dejamos las cosas, y nos tumbamos en la cama…

– ¿En qué piensas? – Dije curiosa.
-En que difícil son las cosas…….- Dijo preocupado.
– No son difíciles, dicen que nos las hacemos nosotros mismos………..
-Vamos Bella, yo no decidí casarme con una jovencita solo porque su abuelo salvó la vida al mío…..
– Vaya, tienes razón…..Pero tampoco le diste una oportunidad a que pudiera ser la mujer de tú vida…
– ¿Hablas enserio?…Ya estoy con la mujer de mi vida! Con la que sueño, a la que amo, con la que quiero tener descendencia, junto a la que quiero morir…..de viejo….
– Lo que acabas de decir es precioso…

Acabamos durmiendo abrazados……..

XIV LA GALA.

El Hotel Riu Palace Riviera Maya Había sido construido a lo largo de un tramo espectacular de la hermosa playa de arena blanca de Playa del Carmen, México.
Enmarcado por palmeras tropicales y a sólo 5 minutos del centro de la ciudad.
Era elegante y tenía unos jardines que hacían a uno sentirse en un ambiente tropical.

Nos acompañó un botones a la habitación y dejó las maletas y a la pobrecita Madonna.

Era una habitación maravillosa, con una cama enorme y alta con cortinas blancas recogidas a los laterales, Había cientos de canastos de fruta por toda la habitación.
Luego Había una sala con un bonito sofá con una televisión enorme de plasma, y un baño grandioso con un jacuzzi para cuatro, con su línea de fruta igual en cada rincón.

La fruta les sale barata pensé….Y sonreí.

– ¿Te gusta?- Dijo Alex ilusionado.
– ¿Que si me gusta? ¿Qué pregunta es esa?……Me encanta….
Y nos fundimos en un beso.

– Entonces… ¿Qué te apetece hacer? Hasta dentro de cuatro horas no tenemos que cenar en el restaurante… O bajamos a la piscina y nos tomamos unos mojitos… o…
– ¿O?- Dije curiosa.

Y mientras me abrazaba y me iba quitando el vestido entre sonrisas y besos…..
– O estrenamos ese pedazo de jacuzzi que tenemos en el baño….
– Mmmmmm esto me gusta más……….

Se me Había olvidado lo que daban de si cuatro horas para una pareja joven de enamorados.
Hicimos el amor……Lo volvimos a hacer….Y lo repetimos….
Todo esto entre fruta, mojitos y besos de toda clase…

Al terminar nos quedamos abrazados en el jacuzzi….Cuando él volvió a decir las palabras mágicas. Aquellas que hacían que se me quedara la cara de niña boba i entusiasmada.

– Te quiero Bella, y no me hago a la idea de poder perderte un día….No querría vivir sin ti…
– Vamos a vivir el presente, y después ya afrontaremos lo que nos venga…

Así pasamos uno, dos, tres días geniales. Solo existíamos él y yo en nuestro pequeño mundo. Esto nos iba a pasar factura a la hora de enfrentarnos a la realidad, aunque de momento solo queríamos disfrutar de nosotros.
Fuimos a playas increíbles, excursiones en barco.
Hacíamos el amor tres veces cada día….y nunca teníamos suficiente.

A la mañana del cuarto día Alex tuvo una de sus “maravillosas ideas”.

– Hagámonos un tatuaje, algo que llevemos los dos y que nos una para siempre…
– ¿Estás loco? ¡Odio las agujas!
– Pues no las mires.

Estaba tan entusiasmado con la idea que realmente me era imposible decir que no. Y así fue. Salimos al centro y buscamos una tienda de esas donde suelen hacer tatuajes.
Pero realmente no encontramos nada que nos inspirara para marcarnos para toda la vida.

Por la noche, Alex dijo que teníamos mesa en un restaurante.

Mientras nos arreglábamos, Alex me dijo que tenía que bajar un segundo a recepción y que ahora subía.

Yo estaba volviéndome loca probándome mil vestidos, estaba ya de los nervios.

– Bella, ya estoy aquí, ven un segundo.
– Alex no acabaré nunca si no dejas de llamarme, besarme y meterme mano……- Dije riendo.
Y mientras asomaba su cabecita mirándome con aquellos ojazos verdes me dijo:
– No me tientes….Ven un momento al salón.
– De acuerdo…
Me dio su mano….la alcancé y lo acompañé.

En medio del salón sobre una mesa redonda blanca Había una enorme caja blanca con un lazo gigante de color rosa….

Me eché las manos a la boca y eche a reír….
– ¿Qué has hecho ya?
– ¿No vas a abrirlo?

Alex cogió mis manos y deposito encima las suyas y entre los dos deshicimos aquel enorme lazo.
Levantamos la tapadera….
Había un precioso vestido blanco largo palabra de honor de gasa, con un lazo rosa bajo el pecho.
– ¡¡Oh, Dios mío!! ¿Pero qué has hecho? ¡Es precioso!
– Casi tanto como tú…- Dijo en tono súper romántico….- Y esta vez le cambiaba el tono y dijo- Tienes dos minutos para ponértelo que llegaremos tarde…
– ¡Uy! Perdón….- Y salí corriendo hacia la habitación cuando me dijo:
– Espera……te dejas esto…
De su mano colgaban dos zapatos de tacón de color rosa palo a juego con el lazo…

– Había olvidado que eras un crack combinando colores….-Le guiñé el ojo, los cogí corriendo y me metí en la habitación.

En cinco minutos, salía de la habitación enfundada en aquel vestido de palabra de honor y los zapatos a juego que me hacían sentir como una princesa…
Solté mí melena y me dio tiempo a hacerme cuatro bucles desenfadados, un poco de brillo en los labios y mascara de pestañas….
Y allí estaban ellos, Madonna y Alex sentados en el sofá mirándome boquiabiertos…

– No me miréis así, me vais a sonrojar…..

Alex se levantó y me percaté que estaba maravilloso vestido de blanco también. Su moreno de piel y el blanco realzaban sus grandes y magníficos ojos verdes. Con aquel traje chaqueta estaba increíble…

– Estás… Creo que diciendo preciosa, me quedo corto….
Sus palabras me hicieron sonrojar y salió una sonrisa expresiva de mí rostro…
– Me encanta cuando sonríes…
– Usted no está tampoco nada mal esta noche Sr. Alex Bernat.

Me dio su brazo y bajamos al hall.

– Sr. y Sra. Bernat, la limousine les está esperando… – Dijo el dueño del hotel.
-Oh, no no…

Alex me tapó la boca….

– No digas nada….Ha sonado bastante bien…

Y me limité a quedarme callada. Mi madre siempre decía que estaba mucho más bonita.

En la limousine no dejamos de mirarnos y besarnos como dos niños con quince años que descubren su primer amor.

Llegamos al restaurante.
Estábamos en una cena de una gala benéfica donde Alex Había aportado una gran suma de dinero para construir un nuevo hospital de pediatría para los niños enfermos.
Todos de gala.
La cena fue exquisita.

Con dos botellas del mejor vino. Y seguidamente baile….
Vino…..Mojitos….risas…besos….
– Vamos a la playa….

No me lo pensé dos veces, subí mí vestido para no tropezar…Y cogidos de la mano salimos corriendo de allí….

XIII EL VIAJE.

Me pertenecían dos semanas de descanso con todos los días libres acumulados, por falta de personal y acumulación de trabajo. Y la mañana siguiente era el primer día.

Empezó a salir el sol cuando nos vimos en la misma postura que nos habíamos quedado por la noche, allí, uno frente al otro mirándonos.

– Vámonos lejos….- Dijo Alex.
Sonreí.
– Tus ganas de pasar tú vida a mí lado me halagan, pero ¿De qué serviría si al volver estará todo igual? No sirve de nada huir de los problemas, a nuestra vuelta seguirían donde los dejamos….
– Pero pasemos unos días juntos, sin nadie a nuestro alrededor que nos conozca, sin dar explicaciones…Solos tú y yo…

La idea me encantaba….Y me aterraba al mismo tiempo. Su familia era tan poderosa que en menos de dos días lo estarán buscando por todo el mundo hasta dar con él.
Pero creí que realmente era algo que en aquel momento nos hacía falta a los dos.
Alex dio un brinco de la cama. Y se puso de rodillas en el suelo en mí lado de la cama. Aquello me sobresaltó y me quedé sentada en la cama.

– ¿Qué haces?
– Vámonos, de verdad….Cojamos un vuelo y….disfrutemos de nosotros como el primer día….¡Te lo digo enserio Bella!

Mientras decía esto alterado, se iba vistiendo, hasta que cayó al suelo poniéndose los pantalones y allí se quedó estirado.
La tensión de la habitación se alejó con una carcajada de los dos…

– ¿Lo ves?…..Esa es la risa que quiero tener cada día a mí lado. Esa mirada es la que quiero ver cada día al despertar….Y esos labios son los que quiero besar cada noche antes de dormirme……… Enseguida vengo!!! Cogió su cartera y se fue.
– Pero… ¿Donde diablos vas Alex?
Y ya se oía el rugir del Z4…..

Vaya por Dios, ahora sí que no entendía nada. Me levanté, desayuné y me metí en la ducha. Típica rutina de cada mañana. Solo que hoy no iría a la playa.
Me disponía a ir al centro a dar una vuelta para despejar mis ideas, y esta vez no iba sola……Me acompañaba Madonna.
Cuando pretendía salir de casa, Alex llegaba en su Z4, saltó por encima de su coche descapotado y se dirigió corriendo hacia mí como un crio pequeño.
Eso hizo que Madonna se sobresaltara y empezara a ladrar.

Llegó hacia el porche, me rodeó con sus brazos y me plantó un enorme beso en los labios.

– Nos vamos.
– ¿¿¿Queeeee???
– Que nos vamos, tienes dos horas para hacer una maleta para dos semanas, y si no es igual, no cojas maleta, lo compraremos todo allí.
– ¿Qué estás diciendo?
– ¡Que cojas lo necesario! Nos vamos tú, yo y Madonna, te paso a buscar en dos horas, No, mejor en una………
Y mientras se alejaba soltó a grito pelado un… TE QUIERO…
Se metió en el coche y se fue.

Creí que me iba a volver a caer, solo que esta vez no caí en el suelo. Me quedé aplatanada en una de las sillas de mí porche.
¡Joder! ¿Una hora? ¿No sabe que soy una mujer? Que no hacemos una maleta en una hora!…..Pero solté una sonrisa y corrí hacia dentro.

– Nos vamos pequeña… ¿A donde? Pues ni idea, pero nos vamos.
Allí estaba Madonna mirándome con las orejas tiesas, sin entender chorra palabra de lo que decía, pero en medio de todo este alboroto.

Me quedaba la prueba más dura….Llamar a Ana. Buf!
Ana era peor que mi madre, más que nada porque si algo no le gustaba, solía ser mucho más tajante que mi madre.

– Hola cariño….- Dije demasiado cariñosa, tanto que lo notó.
– ¿Qué?… ¿Qué? ¿Qué pasa? ¿Qué has hecho?
– ¡Nada! Porque siempre tengo que hacer algo?
– Bella……canta….
– Es que….me voy unos días, como sabes tengo vacaciones….y….
– ¿¿¿Estás loca???? No te irás con ese desquiciado, ¿verdad? Después del susto de muerte que nos ha dado!
– Ana, te llamaré cuando llegue ¿ok? No te preocupes. Te quiero.

Y colgué.

TE QUIERO…Una expresión de dos palabras que implica tanto…..Y qué bonita es a los oídos de un ser amado, interpretada por su amante…..
Media hora, maleta hecha con lo básico, sin saber si quiera donde vamos.
Madonna en su bolsita de viaje, y listas para volar……..

Cuando salí fuera el volvía a estar en el coche, como si nunca se hubiera ido.

– ¿Preparada?
– Vas a hacer que odie esa palabra……..
Para según que cosas uno no llega a estar del todo preparado…

– Bella, el amor es locura….sino no es amor…..
Y qué razón tenía…. Eso mismo Había pensado yo toda la vida….

Y allí estaba sentada en un coche, dirigida a coger un vuelo, a un lugar que no sabía y con un personaje que en dos horas iba a estar en búsqueda y captura… Que nadie dijera que nunca Había hecho locuras por amor….Porque realmente, esta se llevaba la palma.

– Aun no me has dicho donde vamos….
– ¿Qué más da? Si vamos a estar juntos…..
Tenía razón, pero aquello era más importante de lo que creíamos.
– Enserio… ¿Donde vamos?
– Vamos seis días a Rivera Maya y cuatro a Paris.
– ¿¿Queeeeeeee??

Cogí aire y decidí no pensar, me iba a poner más nerviosa de lo que debía y no iba a responder a mis vacaciones como tal. Así….que me dejé llevar…

En diez minutos Estábamos en el aeropuerto, subiendo al vuelo X27Eo, con destinación a Rivera Maya…Y aun no me lo creía.

Subimos al avión y nos esperaban siete horas de vuelo, por lo que decidí dormir ya que la noche anterior no pude ni pegar ojo.
Alex hizo lo mismo.

Dormimos del tirón. Momentos antes de aterrizar nos despertó una azafata, para recordarnos que debíamos abrocharnos el cinturón, y para desearnos feliz llegada.
Aterrizamos en condiciones. Recuerdo que hacia una calor increíble.
Una limousine nos esperaba fuera del aeropuerto, para llevarnos al hotel.