XVI PARIS.

Por la mañana despertamos abrazados. Poco habíamos dormido, a pesar de que nos prometimos hacerlo, y no pensar más en ello.
Nos prometimos también que íbamos a disfrutar de aquellos tres días como si fuera nuestra luna de miel…..Y así fue.

Lo primero que hicimos como dos críos, fue visitar la Torre Eiffel.

Alex Había preparado todo un planning para hacer. Excursión al Museo del Louvre, la Avenida de los Campos Eliseos i la Opera Garnier.

Llegamos abajo de la Torre y nos juntamos con un grupo de turistas….

-Con una altura de 300 metros, prolongada más tarde con una antena a 325 metros, la Torre Eiffel fue la estructura más elevada del mundo durante más de 40 años, hasta que la superó el edificio Chrysler, de Nueva York, en 1930.

Fue construida en dos años, dos meses y cinco días en controversia con los artistas de la época, que la veían como un monstruo de hierro. Inicialmente utilizada para pruebas del ejército con antenas de comunicación, hoy sirve, además de atractivo turístico, como emisora de programas radiofónicos y televisivos.

Una guía nos iba contando toda la historia mientras íbamos avanzando…..

-¿Ha dicho 300 metros??- Pregunté sorprendida…… – Ehhhh……Alex, hay algo que debes saber…..
-Ahora no Bella que no me dejas escuchar la historia….. – Dijo Alex metido de lleno en la conversación…

Yo empezaba a estar irritada a medida que íbamos subiendo…

– Ya….pero…….
– A ver por ahi al fondo por favor…- Dijo De repente la guía, haciendo que se girara todo el grupo de turistas.
Me sentí como una niña en clase a la que llamaban la atención. Será cazurra….pensé para mis adentros…

Me sudaban las manos, estaba muy nerviosa, y me volvía a faltar el aire….

– Sus 300 metros de altura le permitieron llevar el título de «la estructura más alta del mundo» hasta la construcción en 1930 del Edificio Chrysler, en Nueva York. Construida sobre el Campo de Marte cerca del río Sena, en el 7º distrito de París, actualmente es administrada por la “Sociedad para la administración de la torre Eiffel” (Société d’exploitation de la tour Eiffel, SETE). – Seguía hablando la guía.

Estábamos ya en la segunda planta, a 115 metros de altura y yo ya me estaba mareando….Me desplomé.

– Oh, ok, no pasa nada, esto pasa siempre…- Dijo la guía.
– Bella?…¿Qué?……

Cuando desperté Alex me abanicaba con un papel.
– ¡Qué diablos te ha pasado?…
– Maldita seas, intenté decirte dos veces que tenía vértigo, pero no me escuchabas…
– Jajajajaja….esta claro que eres una caja de sorpresas… ¿Algo más que deba saber?
– Creo que no….- Y fruncí el ceño……- O si, bueno no se, ya me iré acordando..
– Anda, levántate…

Y me tendió su mano y me ayudó a levantarme….

– ¿Que tal si vamos a la Avenida más hermosa del mundo?- Dijo Alex abrazándome por detrás mientras caminábamos.
– Perfecto!

Es una de las principales calles comerciales de París, y a mí las tiendas me encantaban.
Alex aun seguía con la brillante idea de aquel tatuaje, así que fuimos en busca de un local de tatuajes.
Encontramos uno solo a dos manzanas de allí…
Salí de allí con una “A” y Alex con una “B” en la muñeca. Después de haber llorado, berreado y sudado.

Llegamos a casa agotados, y cargados de bolsas de Channel, Dior y Gucci….Alex me Había querido compensar por aquel mal rato. Me sentía como una pretty woman, aunque la visa ya estaba temblando…

A pesar de nuestro cansancio nos dimos una ducha, Alex pidió que subieran comida a la habitación, y después de cenar…Llegó el postre.

Era nuestra primera noche de amor desenfrenado desde que éramos marido y mujer…Y fue totalmente para recordarlo.

A la mañana siguiente ya solo son faltaba visitas el Louvre,
Siempre lo Había visto en películas, y aún no me podía creer que realmente lo fuese a ver, estaba muy ilusionada.

Nos levantamos, llamamos al servicio de habitaciones y pedimos almuerzo.
Después mientras paseábamos por París cogidos de la mano, paramos a tomar café y llegamos al museo.

A pesar de las múltiples ampliaciones y reformas, el Louvre mantenía almacenado un gran porcentaje de sus colecciones, lo que explicaba la apertura de una segunda sede en Lens, cerca de la frontera con Bélgica.

Albergaba varias de las obras maestras del arte universal, que habían alcanzado la categoría de icono y que eran reconocidas instantáneamente en cualquier lugar del planeta. Aquí se encontraba la Gioconda, acaso la pintura más célebre, debida a Leonardo Da Vinci, así como la Virgen del Canciller Rolin de Jan van Eyck, La encajera de Vermeer, la serie de grandes pinturas de La Vida de María de Médicis de Rubens, La coronación de Napoleón de Jacques-Louis David y La Libertad guiando al pueblo de Delacroix.

Me moría por ver la Sonrisa de Mona Lisa……

-Se está riendo de ti….- Dije sin mover la mano de mí barbilla y haciéndome la interesante….
– No seas tonta…
– Es verdad…- Y se me escapaba la risa…

Entonces Alex me miró fijamente mientras yo no apartaba la vista del cuadro.
– No te gires! Se acaba de mover y no lo has visto! Pasaran cien años más hasta que vuelva a sonreír y tú te lo has perdido….

Y los dos explotamos en una gran carcajada…

-Sssshhhhhhhhhhhhhhhhhh……- Unos de los guardias nos llamó la atención.

Pasamos todo el día viendo pintura occidental, italiana y esculturas de la edad media. Enseguida nos dio la hora de cerrar. Los horarios en París eran totalmente diferentes a los de España.

Anuncios

1 comentario en “XVI PARIS.”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s