XII UNA PESADILLA.

– Estoy a punto de casarme………

Alex me contó que durante una famosa guerra, un antepasado salvo la vida a su abuelo, éste le prometió que seguirían unidas sus familias de por vidas y vidas, como una tradición familiar. Estos murieron cuando Alex tenía dos años y bajo la promesa de su abuelo, debía casarse con la nieta, de el que fue su mejor amigo.

Sus padres le pagaron buenos colegios, con grandes estudios para que hoy en día fuera lo que era y poder al fin cumplir con la promesa que hizo su abuelo, casarse con aquella chiquilla que tanto lo deseaba y poder darle una gran familia, al fin que su unión fuese un gran recuerdo de lo que Había hecho el uno por el otro durante la guerra.

Me sentía incómoda, impotente, desgraciada….
El iba contándome su historia y yo solo era capaz de escuchar en mí cabeza……”Estoy a punto de casarme”…….
Esto no podía estar pasándome a mí….De repente me hallaba allí sentada mirándolo sin casi respirar, los pensamientos me iban a mil por hora….y eso fue lo que dio pie a lo siguiente que sucedió…….
Me desmayé.
Si, como lo oyes, me desplomé en el sofá…Casi no podía respirar, no sé por qué me extrañó tanto, era de esperar……
Cuando desperté estaba tirada en mí cama y pude ver a Ana junto a Marc a mí lado con una mirada desafiante al otro lado.
Era de esperar que al otro lado se encontrase Alex…Y no me equivoqué.

– Estás bien?
– A ti que te parece cabeza culo, calló rendida al suelo!- Dijo Ana bastante enfadada.- Que diablos le dijiste??
– A ti que te importa Ana, deja de chillarme que no has hecho otra cosa desde que te llamé!!!
Esta vez fui yo la que chilló entre tanto alarido.
– ¡¡Queréis dejarlo ya por favor!! Dejad de comportaros como niños, me duele la cabeza! ¿Ana puedes salir un momento?
– ¿Yo? que salga él…
– Ana, sal de la habitación- Esta vez lo dije alto y despacio.

Alex seguía sentado al otro lado de la cama. Ana cerró la puerta de un portazo…

– Siento el numerito, no suelen pasarme estás cosas, bueno, mejor dicho, nunca me habían pasado las cosas que me han pasado en estos últimos dos meses….
Han sido demasiadas emociones juntas y seguidas…y…..Dios! si no se ni que decirte, no es lo mío sincerarme ya lo ves. Y menos cuando de la mañana a la noche he pasado de tenerlo todo a no tener nada…
Si de algo peco, es de ser a veces demasiado tonta. De anteponer siempre la felicidad de los demás a la mía, por ello siempre me pongo en el lugar de la otra persona, en cada situación.
– Espera..-Dijo Alex.
– No, cállate, que bastante me está costando ya….Solo quiero decirte, que es muy difícil cumplir un último deseo, más cuando ello conlleva no haber elegido tú, tú propio destino ni tú felicidad….De verdad que te compadezco, no puedo decirte nada más………Que ojalá las cosas no hubiesen sido así……que ojalá todo fera como antes………¡Por Dios! Que eres lo mejor que me ha pasado en treinta y tres años, y que ahora estoy viendo como te pierdo sin poder luchar por ti….

– Me dejas hablar a mí ahora?- Dijo Alex
Asentí con la cabeza….
– He dicho que ese era el futuro para mí, no el que yo he elegido, primer punto.
Ese no es mí destino, y lo sé, verte y sentir ese sinfín de emociones, me hace ver que eres la mujer que he estado esperando toda la vida, que eres la que siempre he buscado y la elegida…Nuestros destinos se han cruzado varias veces por una razón, no estamos subestimando a nadie, simplemente seguimos su curso….
He estado estás semanas fuera, y créeme que ha sido una grandísima batalla campal contra toda mi familia.
Cuando hay interés, poder y dinero por medio, parece que el amor no tiene lugar para algunos, ese no soy yo.
Bella…No me voy a quedar cruzado de brazos mientras te veo marchar, no te veré marchar. Sin antes haber luchado por ti, y si después de todo, aun quieres irte…te dejaré marchar….

Sabias palabras….realmente yo tampoco sabía qué hacer…Mi cabeza me decía que iba a sufrir más de lo que mí corazón podía permitirme.
Mí corazón me decía que los amores verdaderos, se sabe cuando llegan, se pueden notar y diferenciar….Y lo Había reconocido.
Así como él, tampoco podía renunciar sin haber luchado.

Como dicen….Corazón roto…..significa haber intentado….

Aquella noche le pedí a Ana que durmiera con Marc, aunque resoplando lo entendió, acabo marchándose.

Alex, me preparó la cena, no me dejó sola ni un momento, ni me dejó levantarme de la cama.
Nos pasamos la noche en la cama el uno frente al otro mirándonos…..Sin poder dormir. Alex solo hacía que abrazarme, tocarme el pelo, acariciarme la cara…

– Y ahora ¿qué pasará? Pregunté en uno de los momentos del intrigante silencio.
Realmente, solo quería despertar al día siguiente y que todo esto solo fuese una dichosa pesadilla…
– No pienses, descansa….mañana ya veremos cómo solucionamos todo……¿Cómo se llamara?
– ¿El cachorro?……Iba a llamarlo Alex, pero sería cruel por mí parte por él…
– Vaya, gracias por la parte que me toca… Pero es una perrita…
– Madonna, será su nombre.
– Mmmmmmm, jajaja! Me gusta no…..Lo siguiente.

Y se quedó allí dormida entre los dos.

Intenté cerrar los ojos…..Aunque mis intentos por coger el sueño…fueron fallidos.

Anuncios

XI LA LLUVIA.

Durante los siguientes dos días, me limité a hacer vida con Ana.
No sabía nada de él, se Había esfumado….Se lo Había tragado la tierra.
No tenía ni mensajes, ni llamadas, nada de nada, era como si nunca lo hubiese conocido, como si todo hubiese sido un sueño….
Al tercer día libraba.
Ana estaba con sus amigos del avión. Había quedado con Marc para tomar un helado y David Había encontrado novia en la isla. Me pidió que los acompañara, pero no accedí.

– Vamos, ¿te vas a quedar siempre así mirando el horizonte?, con otros fingirás que no pasa nada, pero a mí no me vas a negar que estás de los nervios…
– Joder Ana me dijo que quería volver a verme y ¿se pasa tres días sin llamarme? ni un mensaje de “Hola que tal, oye no puedo venir”, lo sabía, sabía que no podía acabar bien esto.
– Pues nada, yo te dejo con tú rabia, después de haberte insistido cientos de veces, aquí te quedas.
– Ana…..lo siento, no me lo tengas en cuenta vale?…..
– Llámame…… lo que necesites ok?

No puedo estar así….No es justo, ni para Ana, ni para mí….

Tres semanas más tarde, me Había limitado a ir de casa al trabajo, del trabajo a casa…como mucho bajaba a la cala de debajo de mí casa un rato y leía mucho, aquello me mantenía entretenida….No puedo decir que no lloré, porque noches enteras me preguntaba qué era lo que Había hecho mal, y lloraba y lloraba hasta quedarme dormida….

Era una bonita tarde de Agosto, hacia un sol esplendido.

Estaba leyendo en la parte trasera de la casa. Sentada en un balancín, y de fondo tenía “Maybe tomorrow” de Stereophonics sonando en la radio.
De repente llamaron al timbre….
Era el cartero.
– Traigo un paquete para Bella Rose….
– ¿Un paquete para mí?
Abrí la puerta.
Detrás de un enorme ramo de rosas rojas, pude percibir que se hallaba el cartero.
– ¿Si? ¿Hola?
– Si, si, esto es para usted señorita.
– Así, y quien lo manda?
– Pues vera…un tal Alex Bernat…
– Oh, qué bien…-e hice una sonrisa de hipocresía…- ¿Sabe que le digo?- Entonces mí voz ya no era tan dulce…- ¡Que se lo puede meter por donde le quepa!
Y cerré la puerta enfadada sin leer la nota y sin querer recibir ese ramo.
¿Qué diablos pretendía? Hacía más de tres semanas que no sabía nada de él. ¡Dios! ¡Qué cabreada que estaba!
Y volvieron a llamar a la puerta.
– Le he dicho que no lo quiero- Dije mientras abría la puerta….- Y la sorpresa era mía…..Era el mismo ramo, solo que el cartero se Había cambiado de ropa, y ahora se Parecía al capullo que me Había dejado tirada….Era Alex.

– ¿Que quieres?
– ¿Puedo pasar?
– Estás de broma, dije soltando una carcajada… ¿Que quieres?, por segunda vez…
– ¿Estás enfadada?
Y le cerré la puerta en los morros, mientras me alejaba de la puerta y le decía:
– Espero que esto conteste a tú pregunta, buenas tardes Alex…..

Y me volví a sentar en la parte trasera de mí jardín. Cogí el libro, pero estaba tan nerviosa que no lograba encontrar la pagina por la que me Había quedado.
Así que volví para la puerta a ver si ya se Había ido….Y no Había nadie…
Cuando salí fuera le oí.

– ¿No vas a dejar que me explique?
– Joder Alex! me acabas de dar un susto de muerte… – Dije mientras daba un sobresalto.
Ahí estaba él sentado en el porche que no se Había ido.
– No pienso moverme hasta que me escuches…..
– Pues por mí te puedes quedar toda la tarde ahi…- Y volvi a entrar en casa.

Volvi a la terraza interior. Me era imposible concentrarme en la lectura. Me meti en la ducha, e intentaba convencerme a mí misma que cuando saliera de la ducha Alex ya habria desaparecido de mí vida…..

Dos horas más tarde se levantó un chaparrón de verano que oscureció De repente y cayó agua para todo el año…
LLovia a cantaros y volvieron a llamar a mí puerta….

Cuando abri la puerta estaba alucinando. Estaba todo el porche y hasta medio jardín lleno de ramos de rosas rojas que ahora mismo se estaban regando con la lluvia….
Y allí enfrente estaba él, empapado de pies a cabeza, chorreando……..
– Maldita seas Alex… ¿Te llamaré para darte las buenas noches? y apareces tres semanas después! Ni una llamada, ni un mensaje… ¿A qué estás jugando? Me estabas dando los mejores días de mí vida…..- Inevitablemente rompí a llorar……
Alex se acercó a mí. Estábamos los dos empapados con la lluvia…..
– Lo siento….- Dijo con cara de arrepentimiento…
Y con su mano alzó mí barbilla y me besó.
– Entremos y hablemos, ¿vale? Solo déjame explicarte…..

A lo que accedí…

– Entra….
– Espera…..No vengo solo…
– ¿Como que no vienes solo? Ahora tienes amigos imaginarios?

Con los nervios no me percaté que Había una caja en el suelo.
– ¿Qué es eso?
– No vas a acercarte…

Entonces empecé a oír a un cachorrito llorar. Era un chihuahua de color blanco…
Mi perro preferido….Y Alex lo sabía…

– ¿Estás loco? Esta empapado…..
– Y yo…..- Y puso cara de pena…

Después de sacar toallas del armario, allí Estábamos los dos mirándonos y secándonos todo el agua de la lluvia…Nosotros y al cachorro.

Hay una teoría que dice…Q todo el mundo es inocente…hasta que se demuestra lo contrario…
Y como todo el mundo tiene derecho a explicarse, le escuché.

– Y bien?…..- Dije, pero las palabras me salieron solas, realmente no sabía si quería oír lo que tenía que decirme…

– ¿Has sentido alguna vez tanto miedo de estropear las cosas que has creído que la mejor forma de evitarlo es apartándote del camino? Tú sonrisa, tú pelo, tus ojos color caramelo, las situaciones, tus respuestas…Todo… todo, esta como escrito……
Siento como si te conociera de toda la vida, como si te necesitase, como si fuéramos uno….Y he sentido miedo….
– Sin embargo……..- Añadió…..- Te he engañado, no sabes toda la verdad……..Maldito seas!! Siento como si esto es lo que llevo esperando toda mi vida y llegase tarde….No encontré el momento exacto para decirlo….

Ahí los ojos de Alex se empezaban a empañar de lagrimas, y yo tenía un nudo tan enorme en la garganta que creía que me iba a ahogar…..

“Llegase tarde”, eran dos palabras aparentemente inocentes pero que en aquella situación daban vueltas por mí cabeza endemoniadamente..
¿Qué estaba pasando? ¿qué era eso que quitaba tanto el sueño a Alex? ¿Qué Había impedido una llamada, un mensaje, qué era eso tan fuerte?
No quería presionarlo para que hablara, pero yo estaba al borde de un ataque de nervios, o confesaba ya o no sabía como iba a acabar aquello.

X EL LIBRO.

La lazada que puso en mis ojos casi se resbaló cayendo sola con la suave brisa…
Allí, atónita, sin palabras frente a un sueño, o un cuento, como diríamos muchas de nosotras….
Una playa desierta, un camino de madera y un pequeño restaurante al final de la playa, solitario.
Manteles blancos, lazos rojos, floreros con margaritas…
De fondo un violinista, tocando y cuatro camareros frente a nuestra mesa, esperando nuestra llegada.
Alex se dio cuenta que mis ojos se llenaron de agua, y enseguida hizo una broma para romper el hielo.

– El violinista cobra por canción, y desde que te has quedado aquí parada, lleva dos………Va a ser la comida más cara de mí historia.
De repente eche a reír a carcajada…
– No estropees este momento…..- Dije sonriendo.
– ¿Y bien?- Dijo curioso- Pero creo que como dicen…Una imagen valía más que mil palabras……
– ¿Donde has estado durante los ultimos trenta y tres años?
Y me cogió la mano y entre sonrisas, contestó a la pregunta del millon…
– Buscandote….y ahora que te tengo…no te dejare escapar….

Para, para, para, pensé para mis adentros aquí tiene que pasar algo raro…..

Fué la comida más romántica de toda mí vida, entre risas, besos…
Eramos como dos crios enamorados dandondos la comida, jugando con ella….
El violinista estaba tan cerca que me estaba produciendo sordera, y yo tan expresiva…..Alex no dejaba de reír….

Acabamos rociados de nata al acabar el postre en una batalla campal uno a uno, y seguidamente corrimos hacia el agua…
Donde acabamos riendo y besándonos bajo la mirada turbia de nadie….Mientras las olas explotaban en nuestros cuerpos húmedos…
Alex me llevo en brazos hasta las toallas que ya estaban plantadas en la arena..
Y allí tomamos el sol, reímos…
Entonces se puso a buscar entre una bolsa y sacó un libro.

Leyó en voz alta:

– “¡Entra, entra! – Sollozaba-. Cathy, ven, sólo una vez. ¡Oh, amada de mí corazón, escúchame ahora….al fin Catherine!…- Parecía que estaba recitando una escena de una entristecedora obra maestra….

-“Había tal angustia en la efusión de dolor que acompañaba a este delirio, que mí compasión me hizo olvidar su locura y me retiré…..”- Concluí yo..- Cumbres borrascosas.

Alex se quedó boquiabierto.

– El romanticismo es una revolución artística, política, social e ideológica tan importante que todavía hoy viven muchos de sus principios: libertad, individualismo, democracia, nacionalismo, reivindicación de los sentimientos y de la pasión, etc.
El romántico concibe para sí y en sí mismo un alma que experimenta intensamente el amor por la naturaleza, que se consume en sus emociones y en sus dolores, y que en el fondo siempre se busca a sí misma en todo lo que hace.
El movimiento romántico supone una ruptura con una tradición, con un orden anterior y con una jerarquía de valores culturales y sociales, en nombre de una libertad auténtica. Se proyecta en todas las artes y constituye la esencia de la modernidad. ……Es uno de mis libros preferidos….

En aquel momento Alex me aplaudió.

– Curioso no?- Dijo Alex aun sin creérselo…- Es también mí preferido. Un amor lleno de odio y venganza en Cumbres borrascosas, por un hombre que quiso a su manera y nadie entendía….
– Triste…- Dije yo.
– Es curioso…..me parece que te conozco de toda la vida…
– No digas tonterías…….- Y sonreí.

Se hacía tarde, yo debía volver al trabajo, así que ahí acabó nuestra comida romántica.

Alex me llevó a casa y como siempre bajaba del coche y abría mí puerta dándome la mano para que yo saliera.
– Te volveré a ver?- Dijo preocupado…..
– Creo que sí, hoy te has portado bien- Dije sonriendo…..
– Serás…..- Y rió.- Enserio….quiero verte otra vez….
Oír estás palabras cuando de fondo estaba sonando “Get for you” de James Morrison…… Hacía que se me erizara el bello….
– Y cuando quiere volver a verme el señor Alex………-
– Alex Bernat- Contestó al darse cuenta que aun no sabía su apellido… – Y quiero volver a verla ya, señorita Isabella……
– Bella Rose……
Y echamos a reír.
– Puedo llamarte cuando salgas y darte las buenas noches?
– Claro que si tonto….

Me despedí, y corrí hacia la puerta…..En una hora debía estar en el trabajo.

Tiempo de ducharme, vestirme de nuevo y salir corriendo otra vez de nuevo al hotel.
Aquella tarde fue muy dura, mucho trabajo y también tenía la cabeza en otra parte.

Esto no podía estar pasándome a mí, era demasiado surreal, y muy bonito.
Si no fuese por que me Había leido todas las novelas de amor que se habían escrito hasta entonces, hubiese dicho que estaba representando una obra de “P” a “PA”.
Seguro que estaba casado….trataba de engañarme a mí misma, pensando en negativo o me hacia a la idea de ciertas cosas malas, así cuando el me lo hubiese contado, el golpe no seria tan duro…
– ¿Gay?- Me preguntaba a mí misma….- Nooooo, y yo sola me respondía.
Consegui llevarme dos pequeños toques de atención por mí despiste, y por fin llegó la hora de irme a casa.

Cuando llegué Ana estaba e el sofá con la cena preparada.
Le conté mí fabulosa pero endemoniada historia de amor, a lo que ella no daba crédito.
– No vas a decir nada?- Dije sorprendida de que no opinara.
– Es gay.
– Oh, vamos, si lo sé no te cuento nada….No, no es Gay, aunque yo también lo Había dudado.
– Está casado…
– Joder Ana, no me ayudas nada…- Dije irritada.
– Esta bien nena, lo siento, es que estoy tan sorprendida como tú misma, sabes que estás viviendo el amor más bonito de toda tú vida, y estos son los peores, los que dejan secuelas……..Solo quiero que no vayas deprisa…

Le Había contado todo a Ana, menos lo de mí sueño vestida de blanco, me hubiese tratado de loca perdida y ahora no me apetecía discutir sobre ello…
– Me perdonas?- Me dijo haciéndome pucheros como una cría de dos años-
A lo que respondí que si, y nos abrazamos y nos reímos de tal manera que nos caímos redondas en el suelo….
– Sera mejor que nos acostemos.
– Ya haremos algo mañana no??- Dijo entusiasmada, se notaba que estaba de vacaciones.
– Esta bien, mañana hablamos, buenas noches.
– Buenas noches Bella.

Me retire a la habitación, me cepillé los dientes y me metí en la cama…

¿Por qué no podía ser una bonita historia de amor y tenía que darle tantas vueltas en que era lo que me escondía?

Me Había dado cuenta que realmente mis relaciones habían sido tan frustrantes que era incapaz de ver cuando las cosas me iban realmente bien.

Yo misma me Había hecho una coraza contra todo hombre que me quisiera, solo para no sufrir.

Aquella noche vi pasar todas las horas….Y no tuve ninguna llamada….

IX LA SORPRESA.

Por la mañana me despertó la luz que entraba por la ventana.
Al despertar, me percaté que estaba sola en casa, así que me puse la camiseta y fui al salón.
Encima de la mesa del salón había una bandeja con café, leche, zumo de naranja recién exprimido, bollería y tostadas…….y una nota.

“He tenido que marcharme que tenía una reunión pronto.
Comete el desayuno, el café te irá bien.
Te he dejado el coche pequeño fuera en la puerta,
Para que llegues hasta casa, y las llaves en la mesita de noche.
Te dejo mí número de teléfono y nos vemos luego….
Eres un ángel….y duermes como tal….”

Estaba tan nerviosa que no sabía si me iba a entrar la bollería, pero era tan alucinante que chillaba de alegría y todo….
Desayuné, me duché y lo recogí todo. Me puse una camisa arremangada encima del vestido cogí las llaves del coche y salí a la calle…

Miré la llave del coche, ¿qué coche debía tener…….?
Creo que por un momento estaba flipando, ¿Lo del coche pequeño debía ser una broma? Delante de la puerta había aparcado un Z4 biplaza en color azul metalizado.
– No……- Pensé para dentro y miré la llave – si……..- Era la llave de un BMW.
Miré a un lado y al otro y me salió una sonrisa de pilla. Con todo mí estilazo salí de casa y me monté en el coche….
Naturalmente, lo primero que hice fue descapotar.

Sin pensármelo dos veces puse el CD que había puesto…
Y sonreí sin querer. Maroon 5 “Moves like jagger”. Una de mis canciones preferidas.
Saqué el móvil, ¡tenía que contárselo a Ana!

– ¿Donde estás?- Dije casi chillando.
– ¿¿¿Y tú??? ¿Te has ido de after party?- Era Ana.
– No te lo vas a creer cuando te lo cuente, pero bueno, ¿estás en casa?
– No, estoy con Marc, vamos a comer a la playa, ¿te vienes?
– Dame dos minutos…..
De repente estaba sonando un teléfono en el coche…
– ¿Qué coño……?
Estaba sonando un teléfono inalámbrico incorporado al coche.
– ¿Si?
– ¿Por qué contestás al teléfono de mí coche si no sabes quién es?
– ¿Y qué quieres que haga? ¿Que no conteste?…
Se rió y entonces su voz se volvió dulce:
– ¿Como te has despertado?
– Teniendo en cuenta que tenía el desayuno hecho, y que tenía hasta coche al despertar…no puedo quejarme….- y reí.
– Ya veo ya, oye ¿has quedado con alguien para comer?
– Ammmmm……………………..- Había quedado con Ana, bueno, aun no, pero solo tenía ganas de volverlo a ver……- No, ¿por?
– ¿Comemos? Pásame a buscar por el centro a las dos y comemos en la playa ¿ok? Hasta luego princesa.- y colgó.
¿Princesa? Esto si era un cuento……
– Ana, nos vemos luego ¿ok? tengo que hacer un par de cositas, ¡luego hablamos mí amor!!¡Te quiero!
Llegué a casa. Estaba todo intacto, Ana no había dormido ahí.
Me cambié, me puse el bikini, gafas de sol, me enfundé en un vestido y me dirigí al centro.
De camino a buscar a Alex mil cosas me pasaban por la cabeza….
En su frase antes de dormirnos… ¿Qué quería decir, la había encontrado?…..En mí sueño… ¿Qué significaba?…..Todo era muy raro, pero me sentía bien. Iba a dejar que fluyeran las cosas, no quería pensar en el futuro…..Solo vivir el momento…

Alex salía de unas oficinas del centro y ya con una enorme sonrisa se dirigió hacia mí…..
Llevaba las manos cruzadas detrás de él, y venia decidido.

– Hola princesa…- Dijo al verme y me plantó un dulce beso….
Detrás llevaba una rosa.
– Algo pequeño para una gran mujer……
– Eres un sol…….
Fuimos a comer a la playa.
Durante la siguiente semana estuvimos juntos día y noche menos cuando yo trabajaba. Me venía a recoger al trabajo, comíamos juntos, dormíamos juntos y nos levantábamos juntos.
Me llevó a los restaurantes más caros, más bonitos, más exóticos…todo era fantástico…
Y nuestro sexo era tan gratificante y placentero…..

Un día me vino a recoger…
– ¿Estás preparada? ¿Nos vamos? Espera antes una cosita……
Sacó de la guantera del coche una enorme lazada de color rosa palo, me dio la vuelta y me envolvió tapándome los ojos con ésta.
– ¿Donde vamos??- Dije sorprendida.
– Ya lo veras….
Me subió al coche y recorrimos varios kilómetros en el coche, de fondo sonaba “Emotions” de Destiny child’s, que al oírla me hizo sonreír.
Mientras conducía, cogió mí mano varias veces…..
– ¿No vas a decirme donde vamos?- Dije curiosa.
– ¿No puedes quedarte calladita?….. Y ¡quieta!- Dijo cuando vio que intentaba quitarme la venda de los ojos.
– Pfffffffff……….- Me crucé de brazos y me quedé callada.
– Pareces una niña caprichosa, deja de quejarte y hacer ruidos con la boca…….
Intenté enviarle una mirada asesina sin acordarme que los llevaba aun vendados y que no iba a verlo.

Y hemos llegado…..
Aparcó, bajó del coche, me abrió la puerta y cogió mí mano fuertemente ayudándome a bajar.

Retiró la cinta de mis ojos con suave cuidado….
– ¿Te gusta?

VIII SIN LLAVES.

Era la hora de plegar, y de repente de la nada apareció Alex.
– Tenemos una conversación pendiente….
– Creí que te habías ido…Tienes razón, a ver si saco tiempo….Hasta otra, no creo que tardemos mucho en volver a vernos, esto no es muy grande.
– Oh, nooooooooo!!…..- Le di las llaves a Ana- Dije echándome las manos a la cabeza.
Me giré y detrás mío estaba Alex con una gran sonrisa, por lo visto había pensado en voz alta.
-Bueno, entonces, déjame que te lleve a casa, quédate y seré yo quien ponga las condiciones- Dijo riendo…
– Que clase de condiciones?
– Nada de sexo en la primera cita, dormiremos separados, te dejaré dormir en mí cama, ya dormiré en el salón y mañana te llevo a casa, ok?
– Acepto.

Por el camino no dijimos gran cosa, él se limito a mirarme nada más.

– ¿Qué? ¿Por qué me miras tanto? Me pones nerviosa…
– ¿Si? Creo que es lo que pretendo….
Me hizo suspirar mirando hacia arriba, aun no creía saber donde me estaba metiendo, me sacaba de mis casillas.

Llegamos a una bonita casa de dos plantas. Tenía un bonito jardín que hacía cuatro veces el tamaño del mío.
Me enseñó donde estaba la cocina, el baño y la salida de emergencia….Era un poco payaso….

Me dejó en su habitación con una camiseta, y él se fue a dormir al salón, en un sofá, que dando a un mando, enseguida se convirtió en una cama.

– ¿Puede ser un vaso de agua?
– Claro, enseguida te lo traigo…..- Contestó amablemente.

Al entrar en la habitación, yo ya me había puesto su camiseta y me había soltado el pelo, dejando caer mí larga melena….

– Eres como un ángel- Dijo desde la puerta, y con el vaso de agua en la mano.
Me dirigí hacia él, muy despacito, cogí el vaso con una mano y la otra se le pase por la nuca y le dije al oído:
– Creo que ha bebido demasiado Sr. Alex……- Y retiré mí cara de la suya…..

Nos quedamos mirando, y creí que se iba a parar el tiempo……Y parecía que uno de los dos iba a saltar de un momento a otro a los brazos del cómplice…
Él hizo lo mismo que yo……se acercó a mí y me susurró:
– Hemos dicho que nada de sexo en la primera cita…..- Y apartó su cara de la mía, cerró la puerta y se fue.
En aquel momento me quería morir, no entendía nada, de repente sentí una atracción física increíble y lo que más deseaba era pasar la noche en su regazo…que por ser tan impulsiva y no haberme mordido la lengua no iba a poder ser.

Bebí mí vaso de agua y me metí en la cama, estaba cansada….

Podía ver mis pies de nuevo, bajo el vestido largo blanco y puro, iba caminando sobre una alfombra roja…de fondo sonaba “I want to know what love is” de Mariah Carey…..
Todo el mundo me miraba como iba avanzando…..
Mis amigas del colegio, mis mejores amigas vestidas de color rosa palo…….Mí madre, mí hermana, todos estaban allí….
Al fondo había un banco nogal con flores blancas lazadas, allí, frente a él, un chico de blanco……
A medida que iba avanzando lo sentía más cerca, hasta llegar a él…..
De repente desperté….Me estaba ahogando…….
Me incliné un poco en la cama hasta acabar sentada, estaba empapada, ¿qué había pasado?
Cerré los ojos e intenté retroceder otra vez e intentar visualizar otra vez todo el sueño del principio hasta el momento que me desperté.
-Mierda, mierda, mierda, me repetía a mí misma… ¡Joder!

………………………Era él, era Alex, el que dormía a tres pasos de mí puerta, el que estaba de blanco en mí sueño. Por eso al verlo la primera noche me fue tan familiar, había soñado con él…….Pero que significaba eso, Dios, ¡estaba volviéndome loca!
Apresuré a coger mí ropa, abrir la puerta y salir desnuda con aquella camiseta….y al salir de la habitación oí una voz que decía:
– ¿Te vas?-
Llevaba toda la ropa en la mano, los zapatos, el bolso….. Que al asustarme cayó todo al suelo haciendo tal estruendo que Alex abrió la luz asustado.
– Vaya no quería despertarte…- Dije temblorosa…
– No lo has hecho…, no podía dormir….- Dijo apenado…
Al levantar la mirada del suelo, me topé con la suya. Se había levantado y había venido hacia mí.
– ¿Estás bien?……..
– Quédate solo esta noche…-Dijo entre susurros, recogiendo las cosas del suelo…

Su mirada era penetrante, sentía como si se estuviese clavando dentro de mí…
Mis cosas fueron a parar al suelo, el cogió mí cara con sus dos manos y empezó a besarme, lentamente.
Besos cortos y sonoros que acabaron siendo largos besos…
Nos estábamos fundiendo el uno con el otro…
Sin dejar de besarnos abrió la puerta de la habitación y se quitó la camiseta, quitándome después la mía…..
Me tumbó suavemente en la cama, mientras recorría todo mí cuerpo con sus labios, cada rincón, cada poro de mí piel…
Hicimos el amor toda la noche.
Al acabar me quedé dormida, pero aun estaba consciente, cuando Alex me dio un beso y dijo:
– Por fin te encontré…..
Sentí un escalofrió que me recorrió el cuerpo de arriba abajo…

VII EL DUEÑO DE MEDIA ISLA.

Desperté que aun podía sentir el alcohol recorriendo mis venas….A aquello se le llamaba resacón en mí pueblo.
Desayuné, bajé a la playa un rato y ya casi era la hora de trabajar.
Tumbada en la toalla no dejaba de pensar en Alex, ¿Qué estaba pasando?
Aquel chulito de playa que había conocido, que después resultó un amable caballero estaba ocupando más del ochenta por ciento de mis pensamientos……
Odiaba esa sensación.
No podía creer que me estuviera viendo en este papel. ¿Yo? fan numero uno de “Sex and the city”, que podía hacer un club de fans en contra de los hombres al que llamaría “odiosos de la raza inferior”…
Estaba perdiendo los papeles.

Llamé a Ana.
– Hola bella durmiente…-dije con voz muy dulce.
– ¿Esto se llama resaca verdad?
– ¿Bebiste mucho anoche? Nada mejor que un zumo mañanero y vuelve a ponerte las pilas. Os dejo tres pases con pulseras vip en recepción del hotel a mí nombre. No lleguéis tarde ok? ¡Te quiero!
– Ok, ¡nos vemos luego!

Comí, me duché y salí disparada. Otra vez estaba allí plantada con esa dichosa carpetita esperando a que abrieran, para que empezara el alboroto.
– Bella – Dijo Sara, una de mis jefas.- Hoy va a venir un cliente muy importante, me gustaría que prestaras atención personal y que me consultaras todo lo que te pida, que seguramente lo hará, ¿entendido?
– ¿Todo lo que me pida? ¿Qué insinúas?- Dije sorprendida.
– Puede que te pida prostitutas, alguna droga, ya sabes, vienen a divertirse, vamos a hacer que se sientan como en casa ¿de acuerdo?
– Ups- Si claro.
– Bella, son gente muy importante y con mucho dinero, vamos a procurar estar a su altura ¿ok?
– Si claro Sara, no te preocupes.

Y llegó el gran momento. Sara me llamó por el walkie que me dirigiera a la puerta que los clientes estaban esperándome para que los acompañara.
No había más sorprendida que yo en aquel momento que me dirigí a la puerta y allí estaba él.
– Bella te presento a Alex, uno de nuestro mayor inversor y casi el dueño de la isla….

No me lo podía creer, si me llego a caer al suelo, me rompo en mil pedazos, como una dichosa estatua de porcelana.

– ¿Bella?- Dijo Sara viendo la cara de pasmada que se me quedó.
– Eh, ¿si? Ah, perdona……..Caballeros, acompáñenme, les mostrare su mesa y cualquier cosa que deseen, solo tienen que pedirlo…
– Vaya con el bombón, dijo uno de los acompañantes de Alex…
A lo que Alex respondió:
– Haz el favor de comportarte con las señoritas trabajadoras del hotel, lo que hagas con las demás, me es indiferente.
– Vale, vale, no se enfade usted….- Y todos rieron…

Avanzamos por unos pasillos que dirigían a la sala VIP, eran para cuando venían personas importantes que no deseaban ser vistas por toda la isla y que tampoco deseaban que los pararan cada dos pasos para hacerse fotos.

– Estás preciosa, estoy seguro que sabias que venía hoy…..- Dijo sonriendo.
– Saldremos por la puerta de la derecha y ya entraremos en la sala VIP, donde les mostrare su mesa….- Conteste toda correcta, sin que se me notara que realmente estaba sorprendida.
– ¿No vas a decirme nada?
– ¿Que quieres que te diga? Pues no, no sabía que realmente eras tú el dueño de la isla…..
-Hubiese cambiado muchas cosas que te lo dijera…..Siempre me pasa…

Aquellas palabras me hicieron pensar mucho rato….
Les deje en la mesa. Sara tenía razón, pidieron champán francés a litros, se rociaban entre ellos, pidieron chicas de imagen (como las llamaba Sara), fruta a toneladas….Y sin embargo Alex estaba sentado en una de las tumbonas blancas y mirándome…
Pensé que ahora que había menos faena, podía acercarme a hablar con él.
Mientras hablaba con uno de mis compañeros diciéndole que limpiara las mesas y fuera recogiendo las botellas vacías me acerqué a él.
– Hola……- Dijo con una voz dulce.
– Hola…- Contesté.
-¿Te han dicho alguna vez que eres la mujer más hermosa de toda la isla?
– Me lo dicen toooooodos los días…
Y sonreímos los dos.
– ¿Estás bien? Me apresuré a preguntar.
-¿Por qué no iba a estarlo? Estoy rodeado con el mejor champán de la isla, de mis amigos, de las chicas más bonitas…..Pues no, únicamente, que la más bella no está sentada a mí lado….
– Vas a hacer que me sonroje…. ¿A cuántas les cuentas este cuento?
Y me llamaron por el walkie y tuve que irme sin escuchar la respuesta de esa pregunta que tanto quería oír.
Llegaron Ana, David y Marc. Estuvieron bebiendo, comiendo, se lo pasaron en grande, y de repente Ana no se encontró muy bien y se marcharon.

VI SEGUNDA APARICIÓN.

Quería morirme cuando salí de allí.
Había perdido el apetito, y no hacía más que hablar del cretino que me había manchado el vestido.
– Vale ya….-Dijo Ana- Deja de maldecirlo porque no por ello se te va a quedar el vestido más blanco….
Tenía razón, pero entre el mareo, y el ajetreo de la gente, no me apetecía nada salir de noche.
– Ir vosotros a cenar Ana, en cuanto esté mejor, te llamo y voy donde estéis-
– ¿Seguro que no quieres que vaya contigo? Es que Marc es muy mono y solo se queda unos días…- Me dijo guiñandome el ojo.
– De verdad, ves con ellos-

Llegué a casa, comí algo y me senté un rato en el sofá hasta quedarme dormida…..
¡Me desperté de un sobresalto dos horas después!
Me cambié el vestido y salí corriendo de casa hasta la discoteca donde prometí a Ana que nos encontraríamos.
La llamé, me salía el contestador, debía estar en algún sitio sin cobertura.
Iría dentro, pediría una copa y volvería a intentarlo…

Una vez dentro me dirigí a una de las barras donde conocía a uno de los camareros, siempre me invitaba a una copa o un chupito.
Ser chica y guapa era lo que tenía…
Mientras estaba esperando, alguien me acorraló por detrás en la barra y me habló al oído…
– Debí haberte pedido disculpas, pero no lo voy a hacer…..el que te tirara la copa, ha servido para que te cambiaras de vestido y te pusieras más bella de lo que eres……
Se me escapó una sonrisa, aunque esa voz ya me era familiar…
– ¿Otra vez? ¿Me estás siguiendo?
Me giré tan bruscamente, que esta vez la copa que el sostenía, fue a parar a su camiseta………
Nos miramos y de repente nos pusimos a reír los dos.
– Esta vez me ha tocado a mí- Dijo él con sentido del humor.
– Lo siento……- Dije un poco avergonzada, parecía que lo había hecho queriendo, pero no era así…..
Mientras decía las palabras lo siento, se cruzaron nuestras miradas y mirándonos fijamente, sentí que se paraba todo alrededor y un escalofrío me recorrió todo el cuerpo…..
Lo noté yo……y lo notó él……..
– ¿Tienes frio?-
– Si….creo…..
– Ven…vayamos más adentro…
Me contó que se llamaba Alex, que estaba aquí de viaje de negocios, pero que le había gustado tanto que había decidido quedarse todo el verano.
Alex era esa clase de chico que clava su mirada e intimida…..
Cuando me miraba, me ponía nerviosa, parecía que lo estaba analizando todo de mí.
Estaba como hipnotizada o más bien creo que se me subía el alcohol a la cabeza…
Era alto, morenazo y con unos ojos verdes impresionantes.
Interesante, guapo, y tenía su punto de niño malo-pasota que tanto nos gusta a las mujeres…..
Estuvimos hablando, bebiendo y bailando a lo loco….Me olvidé de Ana, Marc y David……
– Creo que debería irme- Dije en acordarme que no sabía nada de Ana.
Él insistió en que la llamara, que él la había visto cuando entró y que estaba bien acompañada….
– ¿Ana?
– ¿Donde diablos estás?
– Me he quedado dormida, ¿Tú donde estás?
– ¡Yo estoy con Marc! Es fantástico Bella, creo que pasaré la noche con él….
– Uy! De acuerdo, llámame ok? Y ten cuidado, te quiero Ana.
– Ídem Ana.
Y se cortó.
Estábamos acostumbradas a decir siempre Ídem, que significaba igual, desde que habíamos visto mil veces la película de amor “Ghost”, siempre lo decíamos.

– Te lo he dicho….
No me había percatado, pero Alex había estado con la oreja pegada al celular toda la conversación.
– ¿Siempre haces eso?…….Pierdes puntos….
– ¿Pero había ganado alguno?- Se le escapó una sonrisa…- Déjame que te lleve a casa, ya que vas a estar sola…..
– Me acompañas solo hasta la puerta…..-
– Solo la puerta-
– Y no intentes besarme, no me voy a dejar…-
– ¿Siempre dices eso en primera cita?- y se rió-
Es verdad, acababa de quedar como una autentica niñata.

Subimos en su coche, y en unos minutos llegamos a casa.
– Bien…ya estamos aquí…..
– Si ya veo, bueno…..muchas gracias por todo, será mejor que me vaya- y salí despavorida del coche corriendo hacia casa.
Cuando llegué, Ana aún no había llegado, así que me metí en la cama que al día siguiente debía trabajar.